"No debemos olvidar en ningún momento –cualesquiera sean las diferencias de apreciación– que las opciones que nos ofrece la vida política argentina son limitadas. No se trata de optar entre el general Perón y el arcángel San Miguel. Se trata de optar entre el general Perón y Federico Pinedo. Todo lo que socava a Perón, fortalece a Pinedo, en cuanto él simboliza un régimen político y económico de oprobio y un modo de pensar ajeno y opuesto al pensamiento del país”. Raul Scalabrini Ortiz

viernes, 4 de septiembre de 2009

Me crucé con el fusilador


Entonces habrá sido como las siete y media de la tarde e íbamos caminando de la mano con mi hija Martina, que se está preparando para cumplir sus primeros tres años. La tardecita se había puesto fresca y las luces de la calle ya permitían ver perfectamente todos los detalles de los vehiculos y las personas que cruzábamos en nuestro camino. Conversábamos con Martina acerca de lo riquísimos que son los chocolates del kiosko de la esquina, al tiempo que ibamos retando a los autos muy ruidosos. Todos los lectores que son padres saben que diáfanas que se ven las cosas cuando uno va de la mano con un hijo un viernes por la tardecita. Así veía las cosas yo ayer por la tarde hasta que al doblar la esquina me topé con el tipo, bastante más alto de lo que yo me imaginaba, con una campera roja, acodado en el capot de su ranger doble cabina negra con vidrios polarizados y te juro que lo miré a los ojos y le sostuve la mirada como nunca antes (creo) lo hice con nadie y él debió darse cuenta, y lo miré y lo seguí mirando hasta que se metió en su cabina y puso en marcha y se fué. Y todo eso en lo que lleva caminar 20 metros de la mano de mi hija - que me hablaba de lo tremendamente ricos que son los chocolatitos - mientras yo le aguantaba la mirada al tipo ese - y yo trataba de espantar la palabra "fusilar" y sólo escuchar "chocolatito, chocolatito", y no soltar esa manito por nada del mundo, ni siquiera para poner una piña.


2 se arrimaron al fogón:

burgues asustado 5 de septiembre de 2009, 19:37  

Fernando una escena de film, el fusilador para los ignorantes como yo como se llama? un abrazo.

Andrea 6 de septiembre de 2009, 14:42  

las manos de nuestros hijos son sin dudas la fuerza necesaria para sostener el presente y avisorar un mejor futuro... no las soltemos...

Related Posts with Thumbnails

  © Blogger templates Psi by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP