"No debemos olvidar en ningún momento –cualesquiera sean las diferencias de apreciación– que las opciones que nos ofrece la vida política argentina son limitadas. No se trata de optar entre el general Perón y el arcángel San Miguel. Se trata de optar entre el general Perón y Federico Pinedo. Todo lo que socava a Perón, fortalece a Pinedo, en cuanto él simboliza un régimen político y económico de oprobio y un modo de pensar ajeno y opuesto al pensamiento del país”. Raul Scalabrini Ortiz

martes, 5 de agosto de 2008

EL EX VICEPRESIDENTE VISITO LA RURAL.

Eeeeepa!, que bueno que estaría, no?

3 se arrimaron al fogón:

Lucas Carrasco 5 de agosto de 2008, 18:51  

Otra mejor: vicepresidente visitó la exexposición rural.

Anónimo,  5 de agosto de 2008, 22:26  

Si, también podría ser "El peón visitó a los patroncitos".

Lucandro Ripillotti 6 de agosto de 2008, 14:10  

Si algo quedó bien claro en argentina, es el espacio de poder que maneja a esta nación. Los miles de millones de dólares que estuvieron en juego con el conflicto de la soja, (porque no fue un conflicto con “el campo” como todos lo que compran barato en argentina volvieron a comprar) demostraron y pusieron en evidencia a los sectores políticos que protegen a las grandes corporaciones de este país, que, de paso, hacen y harán basura al suelo argentino y a todo lo que se ponga cerca de ellos.

Mas allá de los cacerolazos y el último acto del “Campo” (discúlpeme don Martín, pero así se hacían llamar) que contó con el importantísimo aporte de la movilización de la CGT del “Compañero” Luis Barrionuevo y con la poca distancia de los principales asistentes, llegando de los barrios de Belgrano, Recoleta y Barrio Norte, (que seguramente, el único medio de transporte utilizado fueron ascensores) no se realizaron manifestaciones del resto de la población, de la mayoría de la población.

Pero los números de las personas en los actos no siempre determinan la consolidación de una idea general ni demuestran la verdad en el tiempo. Basta recordar el acto de cierre de campaña en El Obelisco de Raúl Alfonsín y la finalización de su mandato y… sobran los ejemplos.

Podría establecerse un pensamiento malicioso, porque, la duda, nace de las increíbles oscilaciones de la política, pero, aclarando un atisbo de malicia que podría contener este pensamiento, no puede entenderse y se hace muy sospechoso el voto de mas de uno, pero, por sobre todos, el del Vicepresidente Cobos. ¿Qué clase de Vicepresidente votaría en contra de sus ideas??? ¿Nó sabía El Vicepresidente el planteo político – económico que desarrollaría su gobierno? ¿Jamás averiguó que línea seguiría el gobierno que “el” integraría?

Si continuamos con la lógica de este tema, todas las respuestas serían: “Sí”, seguro que conocía el lineamiento, pero, entonces, ¿Qué pasó?

¿Tuvo el Vicepresidente Cobos el Síndrome de Don Segundo Sombra y, creyendo que por esta ley los horneros no harían más casitas en los alambrados del campo, votó en contra?

¿Creyó el Vicepresidente que pacificar un país es ponerlo de rodillas frente a estos grupos económicos?

¿No pensó que, sospechosamente, los que seguían la votación en la carpa del “campo” blandían su fotografía como náufragos al único barco que podría salvarlos?

¿No es sospechoso que miles de millones de dólares en juego…?

¿NO ES SOSPECHOSO?

Related Posts with Thumbnails

  © Blogger templates Psi by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP